• Modulo J-7 Camino de Oriente
  • 505-22783189
  • info@aproquen.org
DONA AQUÍ

Antes:

De acuerdo a las estadísticas de APROQUEN, el 95% de las quemaduras accidentales ocurren en el hogar.

José Alejandro nació en Cuidad Darío (Matagalpa), localizada a 90 kilómetros de Managua, la capital de Nicaragua. Es el mayor de dos hermanos. Su madre Roxana, de 35 años, se queda cuidando del hogar mientras su padre Alejandro, de 37 años, trabaja en la construcción.

Un día mientras dormía con su hermano menor, el cuarto comenzó a incendiarse debido a un corto circuito. Su abuela de 80 años acudió a su rescate unos minutos después de ver el humo salir del cuarto. Pero debido a que tiene problemas de audición no pudo escuchar los gritos de ayuda de su nieto. José Alejandro sufrió quemaduras en el 14% de su cuerpo. Ese mismo día fue trasladado a la Unidad de Quemados de APROQUEN, pasando 14 días internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). En APROQUEN le brindaron el cuidado y la atención necesaria completamente gratis.

Después:

Una vez que se le dio el alta médico, José Alejandro empezó su tratamiento de rehabilitación. El doctor le comunico a su mamá que necesitaba que el niño acudiera una vez por semana. Ir y venir fue un reto por los altos costos de transporte, pero gracias al compromiso de un generoso donante, José no se ha perdido ninguna de sus citas desde que empezó su proceso de rehabilitación.

Su mamá ha sido un instrumento fundamental en la recuperación de su hijo. Ella no solo está pendiente de que asista a cada una de sus citas medicas, sino que también juega un papel importante al aprender cómo realizar los ejercicios que se le tienen que practicar a José en su casa. Ella esta determinada a ayudar a su hijo, reforzándole la confianza y empujándolo a hacer todas las cosas que él quiera, como disfrutar de jugar con otros niños del vecindario.

Ahora, José Alejandro tiene 7 años, le gusta jugar a la pelota, los carros y le encanta comer chocolate. Esta cursando el primer grado de primaria, y con el apoyo de sus maestros, amigos y familiares ha aprendido a leer.

En APROQUEN más de 800 niños quemados reciben tratamiento cada año. Por favor dona hoy y regálales esperanza como a José Alejandro.